Congelar es la opción inteligente?

Si, pero congelar el tiempo prudencial es la única opción inteligente? El otro día se me ocurrió descongelar el congelador de mi casa. Lo miraba rebosante de pequeños tapercitos y bolsas; Casi me había acostumbredo a jugar al tetris cada mañana. Un huequito por aquí, un taper horizontal por allá… pero no cabía nada de nada. Después de un arduo trabajo, en ese minúsculo espacio había bolsas y bolsas, con trozos rancios de merluza, botes de contenido sospechosos y trozos de carne que parecían mojama con escarcha. Todo este rollo lo cuento con un único objetivo: la comida congelada también caduca y tiene sus normas.

Dedico por tanto este post oficialmente al congelador,ese gran aliado para vagos y previsores. Generalmente decir «congelado»es decir «comida cutre». Nada más lejos de la realidad. Está claro que los linieres de comida congelada están llenos de basurilla, y en muchos casos de basurilla que encima tiene toneladas de grasa y de calorías. Sin embargo, algunas cosas tienen salvación, siempre que las adornemos.

Por otro lado, cocinar grandes cantidades y después congelar raciones puede ser la mejor manera de alimentarse con comiditas elaboradas sin tener que pringarse todos los días en la cocina. Trabajas un día, disfrutas 5. Congelar es la mejor forma de mantener los alimentos durante mucho tiempo.

Ahí van algunos consejos sobre congelados:
Nunca podemos congelar dos veces lo mismo. Si está congelado y se descongela, te lo tienes que comer todo. Nada de volver a congelarlo, porque entonces todo se estropea, y hasta puedes ponerte enfermo.

La comida congelada caduca. En el lado del paquete que compramos, pone unos simbolitos, unos copitos de nieve que indican la caducidad. Significa que la caducidad depende de la calidad de nuestro congelador. Si lo guardamos en la nevera, suele caducar a las 24 horas. Si tenemos un congelador de mierda en plan nevera prehistórica, es decir, de dos copitos, una semana. Si ya estamos en los frigoríficos más dignos un poco más, y así sucesivamente.

– Si la comida la congelamos nosotros, también caduca, es decir, no vale tener un taper con lentejas de tu madre dos años. Ni un trozo de pollo esperándote meses a que te decidas a darle un par devueltas en la sartén. La repostería dura en un congelador entre 1 y tres meses, el pescado y la carne entre 3 y 6, las verduras entre 6 y 12 meses y los alimentos que hacemos nosotros entre 3 y 6 meses. De todas formas, cuanto antes los consumamos, menos cualidades nutritivas y sabor perderán.

– Todo lo que congelemos debe estar bien tapado. Lo ideal es en tuper de plástico, pero si no, el film transparente y las bandejas de los supermercados también nos sirven. Ayuda escribir con rotulador permanente en el paquete (!sobre el papel, no sobre el cacho de carne!). No uséis papel de aluminio, porque entonces nunca podréis usar el microondas para descongelar.

– Lo ideal es congelar en raciones. Si compras un kilo de ternera, no congeles el paquete completo de golpe, porque el día que quieras un filete, si descongelas 7, tendrás que comértelo todo en un par de días. Lo mejor es hacer paquetes dedos, tres o cuatro cortadas, según los que coman en casa.Lo mismo con las comidas preparadas: es mejor congelar varios tupers pequeños, en lugar de uno grande.

– A la hora de descongelar, depende de los alimentos: si son de bolsa, sigue las instrucciones. Si es comida preparada por ti, puedes usar el microondas o descongelarlo con tiempo.

Si es carne o pescado, el microondas no es una buena opción, porque estropearás el sabor y la textura. Lo mejor es dejarlo que se descongele en la nevera. Lo malo es que tardará bastante. Si son raciones pequeñas, se descongelará antes. En una emergencia, puedes usar el micro.