Un homenaje en la cocina

Un homenaje en la cocina la receta de cocina parece complicada pero es muuuuy fácil, luce mucho y cuesta poco porque la mitad se hace solo en en el horno. Para sorprender a padres, madres, parejas y todo bicho viviente, y en especial, para darse un auto-homenaje. Ahí va una cena para dos.

1. Entrada: Ensalada de canónigos con queso y mermelada de tomate
Necesitamos 1/2 cebolla, miel, canónigos, piñones, queso de cabra y mermelada de tomate (que se encuentra en muchos supermercados)

Doramos la cebolla y los piñones en una sartén, cortada en tiras. Cuando tenga colorcillo, le ponemos dos cucharas grandes de miel por encima.
Cortamos el queso de cabra en rodajas (el queso de cabra viene como en un rulo). Si es grande, una rodaja por persona, sino, al gusto del consumidor.
Ponemos unas gotitas de aceite en una sartén y hacemos el queso a la plancha. Sólo unos segundos por cada lado, que se derrite.

Cogemos un plato. Ponemos las rodajas de queso en el centro con una cucharadita de mermelada de tomate (o de arándanos-fresa) encima. Al rededor, repartimos los canónigos (incluso lechuga o escarola en su defecto, aunque pierde mucho), y sobre la lechuga repartimos la cebolla y los piñones caramelizados.

Un poquito de sal, y a comer.

2. Plato Principal: Rodajas de solomillo con hojaldre.
Necesitamos un solomillo de cerdo entero (si sois adinerados incluso de ternera, jeje), una lámina de hojaldre congelado en la sección de congelados de todos los supermercados), una lata/trozo de paté, cuatro lonchas de bacon, un huevo, sal y pimienta.

Extendemos la lámina de hojaldre en el banco y esperamos 10 minutos a que se descongele.

Encendemos también el horno para que esté a 150º. Cuando el hojaldre esté blandito, lo extendemos un poco, que quede un rectángulo grandecillo.

Untamos el paté por todo la lámina 8a quien no le guste el paté, con queso para untar también está muy bueno), ponemos encima el bacon, cubriendo la lámina, un poco de pimienta y de sal y el solomillo (que es alargado, con forma como de botella).

Ahora lo enrollanos: ponemos el solomillo en una esquina del hojaldre y los hacemos rodar. Tiene que quedar como si liáramos un cigarro, pero en gigante.

Después, cerramos el paquete bien, que quede toda la carne tapadita. Batimos el huevo y untamos todo el paquete de carne. Al horno, en una bandeja más o menos en el centro del horno.

¡Cuidado! No hay que poner el horno muy fuerte, o se quedará cruda la carne de dentro.

Y después, cuando lo saques, lo cortas en rodajas. Se verá la capa de fuera, de hojaldre, la de paté y bacon y en centro, la carne. Impresionanteeeeee. se puede acompañar con patata o manzana asada.Con un solomillo da para 3 o 4 personas (según el tamaño), pero si te sobra, al día siguiente está igual de bueno.

Y DE POSTRE… Un gran helado de chocolate. Mmmmmmm
¡¡¡¡¡Que aproveche!!!!!